Si innovas sin proteger, regalas tus invenciones 

El ingenio y el desarrollo de conocimiento que se genera en México, no corresponde a los números que se tienen registrados ante la Propiedad Industrial.

Sonora está dentro de los 10 primeros lugares a nivel nacional en registro de propiedad intelectual.
El Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual otorga el registro de marca por 10 años y se puede renovar.

En el caso de las patentes, la protección es por 20 años y después de este tiempo, la obra pasa al dominio público.

 

Por Jael Esparza

Del italiano Antonio Meucci nadie habla a pesar de que en 1860 presentó una versión del teléfono para comunicarse a su casa, sin embargo, al no poder renovar ni patentar su proyecto, fue Alexander Graham Bell quien lo presentó como propio logrando el reconocimiento mundial.

Y es que la “piratería” también se presenta en las invenciones o en las marcas, por eso la importancia de  emprender la cultura del registro de patentes y de signos (marcas), cuyo trámite se realiza ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Ricardo Ramírez Gamboa, titular de la oficina regional occidente del IMPI, expuso  que la institución es un registro público donde se lleva el otorgamiento, conservación y registro de derechos de propiedad industrial.

Dijo que el registro de patentes y marcas permea en la cultura de registro de propiedad industrial y los números así lo registran año con año, tanto en las solicitudes de invenciones como en los signos distintivos.

“Todavía falta muchísima concientización, porque el hecho de innovar sin proteger, es decir, sin solicitar los derechos ante el IMPI es regalar las invenciones al dominio público”, destacó.

El ingenio y el desarrollo de conocimiento que se genera en México, el cual es mucho, no corresponde a los números que se tienen registrados ante la Propiedad Industrial.

“Por falta de esta protección, al rato dicen: ‘es que me piratearon’, y en realidad nunca te piratearon porque nunca protegiste, y si tú nunca protegiste nunca se constituyó la propiedad a tu favor, entonces tú mismo lo regalaste al dominio público”, indicó.

México puede seguir creciendo en comparación con otros países, pero fallan las políticas públicas en universidades, en los gobiernos estatales, de los inventores independientes para buscar la exclusividad de las invenciones o signos.

De enero a junio de 2017, ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual se han registrado 24 solicitudes de invenciones, como patentes, diseños industriales, modelos de utilidad y trazado de circuitos integrados.

“En qué lugar se posiciona Sonora, en el lugar número siete, sin contar la Ciudad de México y el Estado de México, dichas ciudades no se consideran en el ranking porque es por donde ingresan el mayor número de solicitudes”, comentó.

A pesar de que Sonora está dentro de los 10 primeros lugares a nivel nacional en registro de propiedad intelectual, hace falta que las universidades le entren al tema como una materia para que los trabajos de los estudiantes sean valorados.

“Es súper importante la concientización de las universidades, de los centros de investigación, de las políticas públicas estatales y federales en donde se contemple y se dé el valor a la propiedad intelectual”, citó.

La propiedad intelectual es considerada entre las naciones como desarrollo federal y hay Estados que ya lo consideran dentro de las políticas públicas y de crecimiento económico.

A pesar de la falta de cultura para resguardar los inventos o las marcas, en 2016, ante el IMPI, ingresaron 146 mil 504 solicitudes de registro de marcas y en ese mismo año se entregaron 120 mil 123 títulos.

En cuanto a invenciones o inventos, en el citado año, ingresaron 22 mil 428 solicitudes y se entregaron 11 mil 415 títulos.Al primer corte del semestre del presente año, en marcas ingresaron 79 mil 007 solicitudes y se expidieron 61 mil 993.

De las patentes de invenciones, entraron de enero a junio, 11 mil 050 solicitudes y se entregaron 5 mil 010 títulos.Ante esas cifras, el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual ocupa el lugar 12 de 189 países miembros del OMPI.

En materia de solicitudes de patente, México ocupa el lugar 14; el 11 en patentes concebidas; 14 en patentes en vigor; 14 en solicitudes de marca y el noveno en registro de marcas.

Avanza cultura

Para Alan Guevara Morales, socio y director de “Guevara, propiedad intelectual”, uno de los dos despachos que realizan este trabajo, dijo que la cultura de resguardar las marcas, patentes y derechos de autor ha incrementado un 35 % si se compara con 10 años atrás.

“Las ‘mexicanadas’ son sinónimo de innovación y deben explotarse, cuando  alguien conoce una persona que innovó y generó una patente y por eso está recibiendo regalía pues eso genera que alguien más se anime”, dijo.

Los estudiantes de las diferentes universidades ya se dieron cuenta, comentó, que si crean un producto innovador pueden desarrollar la patente y pensar como empresarios.

El principal reto para la empresa con 10 años de experiencia es que los artistas y generadores de arte protejan sus obras con los derechos de autor, que es justo en este rubro en donde la cultura está por debajo de las innovaciones y del registro de las marcas.

Para los que poco conocen de proteger las obras, en materia de marca, el IMPI otorga 10 años y se puede renovar.En el caso de las patentes, la protección es de 20 años y después de este tiempo, la obra pasa al dominio público.

Los derechos de autor son intocables mientras el creador está con vida, una vez que fallece, la obra queda protegida por 100 años después de la muerte.Los trámites son variables conforme lo que se busca proteger, por ejemplo en el caso de la marca el proceso puede durar entre cuatro y ocho meses y el costo es de 3 mil pesos.

Para las invenciones o patentes, el proceso es de cinco años. A éste se le suma el periodo del trámite. Su costo va de los 7 a los 9 mil pesos.En el caso de los derechos de autor, éste es el más barato ya que puede llegar a costar desde 350 pesos y su trámite es de los más rápidos.

“México no es un país que patente”, pero si los gobiernos, las universidades le inyectan tiempo y recursos, el país puede colocarse, sin problema alguno en los primeros lugares, lo mismo pasaría con Sonora.“Guevara, Propiedad Intelectual” tiene en su cartera el registro de las marcas Olympus, Super del Norte, Cimarrones, Comics, Mochomos, Coyotas Doña María, Naranjeros, City Salads, entre otros.

En el tema de invenciones, Alan Guevara adelantó que dichos productos no se pueden dar a conocer porque hay un acuerdo de confidencialidad con los dueños de los inventos, porque además se corre el riesgo de que otros lo retomen.

México y Sonora no están en malos lugares en comparación de otros estados y países, pero de inyectar esta cultura en los jóvenes universitarios o egresados de nivel superior, el territorio mexicano estaría abarrotado de ingenio.

 

Posted in Reportaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *